El cerdo rubio rondeño, de la extinción a dar jamones (Diario Sur/Málaga en la Mesa)

Enviado por Dehesa de los … el Jue, 02/03/2017 - 18:05
El cerdo rubio rondeño, de la extinción a dar jamones

Noticia publicada en el suplemento Málaga en la Mesa del Diario Sur (16 Diciembre 2015)

http://www.malagaenlamesa.com/noticias/201512/09/cerdo-rubio-rondeno-ex…

Reproducción noticia:

La denominación ‘cerdo ibérico’ agrupa un abanico de familias que, debido a los cruces constantes, se van perdiendo. Incluso cuando un cerdo ibérico pueda presumir de ser ‘puro’ (es decir, no cruzado con la variedad Duroc-Jersey), suele ser un cruce de diversas estirpes. Las principales familias son la Negra, la Colorada o Extremeña, la Manchada de Jabugo y la Rubia, oriunda de la zona comprendida entre Málaga y Cádiz.

Hasta mediados del siglo XX, esta raza era habitual en la Serranía de Ronda, pero la introducción de estirpes consideradas de mayor rendimiento y el abandono de la cría de ibéricos en favor del cerdo blanco diezmaron los ejemplares hasta el punto de que la especie llegó a considerarse extinguida. Sin embargo, el Departamento de Genética de la Universidad de Córdoba, el Centro Experimental Agrícola Ganadero de la Diputación de Cádiz y la Finca La Algaba de Ronda lograron recuperar la variedad, y ahora la empresa malagueña elaboradora de jamones y embutidos La Dehesa de los Monteros ha comprado 60 lechones para engordarlos con vistas a la montanera de 2016-2017.

«Nos hace mucha ilusión colaborar en este proyecto, porque el rubio dorado es la estirpe que mejor se adapta a un ecosistema como el de la Serranía de Ronda y el Valle del Genal, donde nosotros estamos. Este ecosistema es monte adehesado, no dehesa llana. Es decir, un terreno accidentado donde el cerdo hace mucho ejercicio. El rubio es un cerdo más bien pequeño, con la capa color rojo encendido, con bastante pelo, extremidades musculadas, cortas y de caña fina y hocico puntiagudo. Creemos que van a producir unos jamones excelentes y además consideramos que este proyecto de recuperación de una raza casi extinguida supone un logro de un enorme valor científico y cultural, porque contribuye a preservar la biodiversidad», explica Consuelo Gámez, fundadora de La Dehesa de los Monteros, empresa adherida a Sabor a Málaga.

La evolución de los lechones de la raza rubia dorada de La Dehesa de los Monteros será estudiada por la Universidad de Córdoba merced al acuerdo de colaboración entre ambas entidades con el fin de lograr la preservación de la estirpe. Igual que el resto de animales de La Dehesa de los Monteros, los lechones se criarán en el campo y antes de la preceptiva montanera de bellota recibirán un complemento de castañas.